Tocar a la puerta en una era digital

Toc-toc 

“¡Hola! Mi nombre es Carmen Tudela y venía a preguntar si podría dejaros mi currículum aquí. Gracias.”

Esto podrían ser las palabras para comenzar una carta cualquiera de presentación a la que precedía un clic, con la pequeña diferencia que ese fue mi caso real, tocando a muchas puertas, en el efecto más literal de una puerta, cuando llegué a Barcelona.

Pero voy a comenzar por el principio. Mi nombre es Carmen Tudela, doble graduada en Publicidad y Relaciones Públicas + Marketing e Investigación de Mercados, o como diría mi abuela: “Mi nieta hace los anuncios de la tele”, y a ver quien le dice algo. Estudié estas carreras con nombres imposibles de memorizar en la Universidad de Cádiz en el campus de Jerez de la Frontera y recuerdo esos años muy motivadores, con ganas de comerme el mundo que estudiábamos entre diapositivas y en el que pensábamos que seríamos alguien.

Un año de Erasmus+ en Gdańsk  en la Politechnika Gdańska solo elevaba más y más mis sueños de comerme el mundo. Mientras estudiaba las carreras realicé las prácticas curriculares y unas extracurriculares y muchos cursos que tenían como función ir dándole algo de forma a la piedra sin pulir que seguía siendo.

Yo también fui esa chica que al terminar la carrera repartía luz y ganas, pero que no era más que un montón de nombre, términos y conceptos teóricos que aún me costaban asimilar. Tras unos meses en casa haciendo incontables cursos online, tuve la oportunidad de hacer un curso, aparentemente menos teórico y más práctico con la finalidad de formarte para trabajar, y yo vi más cerca comenzar mi vida laboral por lo que, con pocos conocimientos de la temática del curso “SEO y posicionamiento web” realicé este curso de 3 meses en el que comencé a darle sentido y forma a todo lo que había estudiado durante los 5 años anteriores y fue mi comienzo y lanzamiento, sin yo saberlo al mundo laboral. 

No os mentiré talenteds, estuve algunos meses más parada, impaciente en casa y preguntándome qué hacer, si mis estudios habían tenido sentido o si finalmente tendría que buscar un trabajo que no estuviera relacionado con mi sector. Pero en uno de los miles de currículos que envié, recibí una llamada y comencé a trabajar como SEO y community manager durante 3 meses, donde aprendí mucho y comencé mi camino laboral. Volvía a estar ilusionada y empezaba a encontrar sentido a tanto tiempo estudiando y a las muchas formaciones complementarias que había realizado. ¿Creéis que todo fue genial? Ya os digo yo que no. Dejé el trabajo por promesas en vano y volví a mi mundo, en el que tienes días buenos en los que te mantienes positivo y días en los que crees que no sirves para nada. 

“Porque nadie nos habla de esto y todos, hasta llegar al día de hoy, hemos pasado por estos estados de ánimo, independientemente de nuestras situaciones laborales, y quien os diga que no ¡miente!

Perdonadme, soy mucho de hablar y me entretengo. Sigamos. Después de 5 meses y miles de emails, cartas de presentación cambiadas y nuevos currículos se me presentó la oportunidad de probar suerte en una gran ciudad, a la que me fui con una maleta para pasar una semana y una carpeta llena de currículos impresos. Me llamaron loca por hacerlo.

“¿Dónde vas? Nadie te cogerá el currículum en mano”.

“Ahora todo funciona por correo electrónico”.

Y una infinidad de estas frases, pero yo pensaba que nada tenía que perder más que nos días. Así que el lunes salí a la calle con un listado de empresas de marketing digital en una mano y el móvil con la aplicación de Google Maps en la otra y fui una a una entregando currículos en mano. Tuve muchos “gracias”, muchos “no aceptamos currículos en mano” e incluso muchos “no puedes acceder a esta empresa si no vienes con cita”. Pero en un momento tan tecnológico como el actual, tras entregar uno de mis currículos recibí una llamada que decía “¿Te vendría bien venir ahora? Tenemos un proceso en el que tu perfil encaja”. Tras 2 entrevistas, el puesto fue mío.

Con todo esto, solamente os animo a seguir intentándolo y ser constantes, porque en el lugar que menos lo esperéis puede estar vuestra oportunidad laboral. Muchas veces no sabemos cómo acceder a ella y está tan accesible como tocar un timbre“.

4 Replies to “”

  1. Me encanta conocer tu historia y más aún el resultado. Enhorabuena, me encanta como lo redactas, la alegría y ánimos que transmites espero que siguas teniendo suerte.
    Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *