Todo cuanto nos inspiras

Desde pequeña escribir había sido una forma de expresarme, siempre de puertas para dentro. No solía compartir mis reflexiones y mis relatos con nadie, recelosa de esa intimidad que me reservaba para mí. En mi colegio, mis profesoras de Lengua y Literatura nos motivaban a escribir participando en varios concursos, sobre todo de Periodismo. Sin saber cómo llegué hasta ahí, adopté el rol de coordinadora editorial de las piezas que redactábamos y encontré lo que llamamos “el gusanillo”. Y desde ese momento, fue imparable mi pasión por la escritura y no me veía haciendo nada más de mayor que no fuera ser periodista. 

 

La idea de estudiar dicha carrera no sentó bien en mi casa al principio. Recuerdo aquella conversación en la cocina con mis padres. Mis calificaciones eran sobresalientes, mi potencial parecía imparable. Y yo, sin embargo, me dejaba guiar por el corazón al elegir mi futuro profesional. 


El doble grado de Periodismo y Relaciones Internacionales, que cursé en la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid, me abrió horizontes nuevos, me llevó a lugares en los que nunca había pensado estar y colocó en mi camino a personas maravillosas con las que compartirlo. Pero la sed de más siempre estuvo ahí, por lo que decidí especializarme en la comunicación más enfocada a empresas con el máster de Dirección de Relaciones Públicas y Agencias de Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona.

La fusión entre todos los pilares de mi formación académica me han ofrecido una visión amplia en lo que se refiere a formas de comunicar, pero fuera del aula es donde más he aprendido durante esos años.

La mejor decisión fue compaginar mis estudios haciendo prácticas desde primero, poner toda la carne en el asador y aprender de los errores. No importa si se trata de la radio de tu pueblo a una empresa multinacional, en ambos lugares se aprende y más donde tienes que hacer varias funciones y poner en juego la teoría. Mis mentores en estos ambientes de trabajo son los que más me han enseñado a valorar la profesión, su pasión ha sido inspiradora. A lo largo de mis seis años de estudio pasé, efectivamente, por la radio y la televisión de mi pueblo, pero también por la radio y la prensa de la universidad. Y conseguí trabajar alrededor de año y medio en la revista Vanity Fair, donde ayudaba en lo que podía en redacción y donde descubrí el fascinante mundo de la producción. Antes del inicio de la pandemia colaboré con Nestlé en comunicación y formé parte del Art Department en la agencia Lighthouse de Barcelona. 


Experiencia de campo hay, pero nada te prepara para la realidad. Socialmente se nos ha inculcado el deber de estudiar, augurando unas expectativas profesionales que no se cumplen. Algunos nos sentimos engañados.

El mundo es poco indulgente con estas generaciones que nos hemos formado entre dos crisis y, pese a ello, no hemos perdido la pasión.

Mi deseo ahora es que la sociedad valore esa pasión y no tanto la experiencia. Que los responsables de Recursos Humanos se interesen más por los motivos por los que hacemos lo que hacemos, qué nos ha llevado hasta aquí, y menos por si sabemos usar o no algunas herramientas. Hay miles de jóvenes ahí fuera esperando esa codiciada oportunidad que les coloque, por fin, en el mercado laboral y les permita poner en práctica sus conocimientos y crecer profesionalmente. 


Aunque no tenga muy claro qué voy a hacer ahora, más allá de colaborar con algunas empresas familiares para mejorar su imagen de cara a la galería y pasar horas y horas en Linkedin, eso no me asusta. Si algo me ha aportado 2020 ha sido indagar aún más en mi pasión por las letras y no dejarla de lado. En agosto me atreví a contactar con una editorial, Valparaíso Ediciones, y les envié un manuscrito con algunos de esos textos que me guardaba para mí, con la suerte de publicar en noviembre el que es mi primer poemario. Tiene por título “Todo cuando me inspira(s)”. Ahora mientras el mundo intenta recuperarse yo sigo escribiendo, no importa el formato, y buscando más inspiración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *