Las cosas nunca han estado fáciles

Si digo que empezar la andadura profesional tras haber finalizado una carrera universitaria no es nada fácil en general, seguro que no estoy descubriendo nada nuevo. Pero, posiblemente, sí es algo que conviene recordar a quienes se encuentran en esta tesitura por primera vez.

Hay algo recurrente: la sensación de que el año en el que nos graduamos las cosas están más difíciles que antes y que está todo más complicado para incorporarse al mercado laboral.

Si retrocedemos en el tiempo, lo más probable es que descubramos que la gran mayoría de las generaciones de nuevos profesionales se han encontrado con sus dificultades y escenarios complejos. Raro es el año en el que no ocurre algo, pero también raro es que no surjan nuevas oportunidades.

 

“Los futuros profesionales tendrían que poner el foco en analizar las nuevas oportunidades, en lugar de focalizarse en las dificultades que, estando ahí y siendo muy reales, hay que sortear para intentar salir adelante“.

Yo empecé como periodista, echándole muchísimas horas, durmiendo muy poco y evidentemente como becaria. No fue una época fácil, pero aprendí y maduré mucho con la experiencia.

Como me interesaba también el mundo de la publicidad, enfoqué mi camino profesional hacia esa rama de la comunicación. Los inicios tampoco fueron fáciles en ese ámbito, ya que en la primera agencia en la que estuve volví a entrar como becaria, pero la experiencia vivida también me enseñó mucho. 

Hasta que me llegó la gran oportunidad en Bassat, Ogilvy & Mather, donde realmente tuve la ocasión de formarme y madurar en una profesión y ambiente increíbles.

Estuve rodeada de excelentes profesionales, grandes personas, que me acompañaron en esa evolución profesional y a quienes recuerdo con gran cariño. 

Estando en la agencia me ofrecieron la oportunidad de impartir clases en la universidad. Era algo que nunca me había planteado. Sin embargo, me gustó tanto la experiencia, que decidí hacer la carrera docente, echando siempre de menos la etapa en la agencia.

Me encanta mi trabajo. Es muy gratificante trabajar con gente joven, aunque también es un gran reto, ya que te obliga a estar al día de esos cambios constantes que vivimos en el mundo de la comunicación.

Muchas veces me preguntan qué necesitan tener para incorporarse al mercado laboral y desde mi punto de vista lo más importante es:

  • Tener unos buenos conocimientos que puedan dar lugar a un trabajo bien hecho.
  • Preocuparte de mejorar constantemente tus habilidades y aptitudes para ser competitivo.
  • Tener una mente abierta. Pensar en global.
  • Ser crítico con uno mismo para ser capaces de ver qué tenemos que mejorar. Ello implica tener una mente clara y sobre todo ser honestos con nosotros mismos.
  • Estar dispuestos a aprender constantemente, lo que implica ser humildes. ¡Qué cansinos y aburridos resultan aquellos que creen que lo saben todo y que están por encima de todo y de todos!
  • Y sobre todo tener una excelente actitud, que es realmente la clave del éxito.

¡Mucha suerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *